¿A quién estará esperando?

Foto de un banco de un parque de Madrid, parece que está esperando a alguien que le acompañe…

Anuncios

Paseando hace unos días por el parque, encontré este banco, siempre que veo un banco solitario imagino que está esperando a alguien, ¿a quién será?

Banco2

Detalle de la vía del tren

Si algo bueno tiene una vía de tren en desuso es que es muy fotogénica, el óxido se acumula en todos los elementos metálicos de la vía, en este caso los hitos de hierro situados cada 100 metros.

Poste_via
Hito oxidado de la vía del tren, Valdemanco al fondo.

Saliéndose del patrón

Aquí tenemos una tuerca un tanto díscola, todas las demás empeñándose en ser grises y ella saliéndose de la norma, aunque sin ella no sería igual…

Tuerca_via
Detalle de las tuercas  de sujeción de las traviesas de la vía del tren a su paso por Valdemanco (Madrid)

Un banco del parque

Fotografía en blanco y negro de un banco solitario en el parque, los bancos me traen historias e imágenes evocadoras

No sé por qué me encanta hacer fotos a los bancos, especialmente de los bancos solitarios de los parques. Quizá sea por su capacidad de evocación, traen a mi imaginación historias pasadas, presentes y futuras; me gusta imaginarme quién se habrá sentado allí, por qué, cómo, con quien, sus diálogos y silencios, sus historias…

Es solo un banco, pero son miles de posibles relatos.

Banco bn
Banco de un parque del barrio de Moratalaz (Madrid): Nikon D90 con objetivo Yongnuo 50mm / f1.8

Bartolo, el Echao Pa’trás

Nadie sabía como se llamaba en realidad, pero todo el mundo le llamaba Bartolo. Bien es cierto que nadie se había preocupado en averiguar su nombre, aunque sí se sabía que le llamaban así porque siempre llevaba puesta alguna camiseta de Bart Simpson, de las cuales poseía una extensa colección .

Bartolo siempre caminaba echado hacia atrás y llevaba los brazos colgando, como si sus pies fueran más rápidos que su cuerpo y sus brazos y cabeza hicieran de ancla; sus piernas tenían prisa, pero su cabeza no, y era una cabeza tan, tan terca, que se empeñaba en tirar hacia atrás para no moverse del sitio en el que ya se había acostumbrado a estar. Y así caminaba, con la cabeza tirando hacia atrás, los brazos empujando hacia abajo y los pies adelantados, tratando de mover todo el bloque que suponía el resto del cuerpo. Cada vez que caminaba se producía una lucha sin cuartel en la que a veces ganaban los pies y a veces la cabeza: si ganaban los pies, la cabeza los seguía, pero siempre con desgana, pues casi nunca sabía por qué sus pies tenían tanta prisa; si ganaba la cabeza, todo el cuerpo permanecía en el sitio en el que estuviera, pero, como los pies tiraban incluso estando quieto, la posición de Bartolo quieto nunca era vertical, sino diagonal.

Él quería hacerle más caso a su cabeza que a sus pies, ya que le gustaba tomarse la vida con calma, pero a veces, sobre todo cuando le metían prisa, no tenía más remedio que seguir, cabizalto, a esos pies, que prácticamente tiraban de todo el cuerpo. Cabeza hacia atrás, pies hacia adelante, brazos colgando…, ciertamente unos andares peculiares.

A Bartolo le gustaba observar a la gente, y no entendía por qué todo el mundo corría tanto; le daba la sensación de que corrían mucho para poder hacer muchas cosas, simplemente por hacerlas y poder decir a los demás lo ocupados que estaban. Se había percatado de que la gente corría más si se sentía observada al realizar sus tareas, y más si el observador era una persona de cierta importancia. Veía cómo la gente se aceleraba también cuando quería eludir algún posible compromiso: cuando se acercaba alguien que quizá fuera a pedir ayuda; cuando alguien, quizá necesitado de cariño, se acercaba a contar sus batallitas; cuando un repartidor de publicidad ofrecía un folleto… Las personas andaban con prisa hasta para disfrutar, iban corriendo porque llegaban tarde para ver a los amigos, se tomaban una cerveza rápida, contaban chistes rápidos, echaban una sonrisa rápida a un bebé…

Bartolo les miraba sin entender nada de nada, puesto que… (continuará)

Experimentos con la técnica de fondo negro con flash

Estoy metido en un grupo de fotografía, una comunidad más bien, llamada GuruShots, en dicha página se proponen retos o competiciones con temas determinados, en este momento estoy participando en uno que se llama fondo negro, que consiste en usar el flash para crear un fondo negro que realmente no lo es tal. Mi contribución fue una de las fotos que os presento más abajo, pero me gusta como quedó la secuencia de la barrita de incienso, primero antes de quemarse y después mientras se iba consumiendo.

Si queréis visitar mi perfil en GuruShots, aquí tenéis el enlace https://gurushots.com

Espero que os guste.

Incienso_DSC9840Incienso vertical

Guardar

Nuestra tienda de camisetas

Tenemos nueva tienda de camisetas dentro de La Tostadora

Como responsables de Desentonando, hemos decidido abrir una nueva tienda de camisetas dentro de La Tostadora, para ver nuestros primeros diseños (y adquirirlos) solo tienes que pinchar aquí. Iremos añadiendo más a medida que nuestra cabecita loca vaya creando más.

Son diseños en parte humorísticos, en parte irreverentes, pero siempre tratados desde el sentido del humor y diseñados con mucho cariño.

Espero que os gusten.

http://www.latostadora.com/desentonando

EL ESPEJO OBLICUO

Mi amigo Napo, que fue compañero hace siglos en Sector Crítico y ahora lo es en Nómadas, además de ser un gran tipo es un excelente escritor. Pues bien, acaba de publicar un libro electrónico con una recopilación de cuentos que ha escrito en los últimos años.
Desde luego que el valor del libro es muy superior a su precio. Podéis adquirirlo en el siguiente enlace, seguro que os lo agradece 😉 .

http://www.casadellibro.com/buscador/busquedaEbooks?lang=es&busqueda=EL%20ESPEJO%20OBLICUO%20(EBOOK)&nivel=5&auto=1